Proyecto Educativo Institucional

La Escuela Particular Holanda N° 569, fue fundada en el año 1965 por la Congregación Religiosa de las Hermanas Franciscanas Penitentes Recolectinas de la Inmaculada Concepción de María.(Franciscanas, 2008) Somos una Institución Educativa Particular Subvencionada y reconocida como tal por el Estado Chileno, con el Decreto Cooperador del Estado N° 13714 (MINEDUC, 1966). Actualmente es administrada por la Fundación Educacional Divina Providencia, que atiende los niveles de Pre Kínder a Octavo Año Básico. Se encuentra ubicada en Avenida Las Parcelas N° 6098, en la Comuna de Estación Central.

Somos una escuela que promueve un Proyecto Educativo Institucional (Lavin, Solar, & Padilla, 1999) actualizado. A través del liderazgo de los directivos establece claramente una planificación estratégica, formulando metas, propósitos, desafíos y un Plan De Mejoramiento que nos permite
fortalecer las prácticas, en pos de lograr una enseñanza de calidad y de excelencia.

El proceso educativo está guiado por una comunidad comprometida, compuesta por directivos, docentes y asistentes de la educación, quienes manifiestan su adhesión a Jesucristo, viviendo su vocación con la alegría de los creyentes. (La Biblia Latinoamericana , 2005).

Desde nuestra Espiritualidad Franciscana queremos formar hombres y mujeres que sean sujeto de su propio desarrollo, conocedores del llamado de Dios para su realización y destino de felicidad plena en Cristo. El Amor Mutuo, la Sencillez, la Laboriosidad y el Desprendimiento, constituyen los pilares fundamentales en el proceso formativo de nuestros estudiantes en el estilo de San Francisco (Franciscanas, 2008). Es por esto, que el educador franciscano concibe al hombre como una persona libre, original, en camino de perfección, que promueve y estimula el desarrollo de sus dimensiones físicas, afectivas, cognitivas, comunitaria y social, ético-valórica y trascendente; a través de los Caminos Educativos Franciscanos. (Johannes, 2013). En base a estos valores se define la finalidad educativa de nuestra escuela, en formar ciudadanos honrados y participativos, cristianos consecuentes con su fe y hermanos universales en el estilo de San Francisco. (Franciscanas, 2008)